LA TENSIÓN OCULAR, LA FALTA DE PESTAÑEO Y TU DOLOR DE CABEZA


Por Dra. Ximena Valdés Ortiz
​25/09/2019

Aunque no lo parezca, pestañear es una de las cosas esenciales que debes tener en cuenta si eres una persona migrañosa.

Cada vez que no pestañeas, aumentas mucho la tensión de tus músculos palpebrales, frontales, craneales y faciales. Y si aumenta la tensión de tus ojos, ellos pueden terminar provocándote una migraña o una cefalea tensional.

En este artículo te diré por qué esto ocurre, y al final, algunos tips para evitar que te suceda.

tu cuerpo aprende a no pestañear

Cuando estás tenso, tus párpados se fijan, al igual que la respiración. Esto es un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo que nos acompaña desde tiempos remotos, en que el humano estaba constantemente expuesto a depredadores. Así, si se te acerca una amenaza extrema, tus músculos se paralizan, tus ojos se quedan muy abiertos, tu respiración se detiene o se hace muy superficial, y disminuyes la oxigenación, generando un ambiente propicio para una cefalea.

Ahora bien, está claro que no vives en la jungla y que probablemente no estés expuesto a ese tipo de amenazas, pero el reflejo queda guardado en tu cuerpo de todas maneras. Así, basta con que tengas el cuerpo tenso para desencadenar un efecto muy similar en tu organismo. Y un factor muy importante que puede provocar tal tensión es, precisamente, mantener tus ojos abiertos por mucho tiempo, sin parpadear, ya que tu cerebro cree que estás en una situación de riesgo


​​el rol de tu cerebro

Si bien es cierto que pestañear es un acto inconsciente y que ocurre espontáneamente, también es cierto que nuestro cerebro siempre optará por economizar energía de la forma que sea. De esta forma, si por alguna razón te acostumbras a dejar de parpadear bajo ciertas circunstancias (como por ejemplo cuando estás frente a una pantalla, donde los 20 parpadeos normales por minuto se pueden ver reducidos a un extremo de 1 - 4 parpadeos[1]), tu cerebro aprenderá que debe parpadear menos, aumentando el riesgo de padecer, entre otras cosas, enfermedades infecciosas, síndrome del ojo seco, y por supuesto, tensión que podría provocar una cefalea tensional.


Relajar tus ojos puede disminuir tu dolor

Si tienes dolores de cabeza, es muy probable que alguna vez hayas sentido malestar en alguno de tus ojos o en ambos. Aun si nunca lo has sentido, te darás cuenta que relajar la zona ocular relajará por añadidura los músculos de tu cuello, los de tu cara y de tu cabeza, disminuyendo la tensión a la que estás sometido, y disminuyendo notoriamente la intensidad de tus dolores de cabeza.

Y no solamente disminuirán tus migrañas, sino que cualquier incomodidad de sientas en el cuello, como hombros pesados, dolor o dificultad para girar la cabeza; como las que sientas en tu cara, tales como tensión en el entrecejo, labios apretados, e incluso, el bruxismo. El cuerpo es un sistema donde todas sus partes están conectadas y se relacionan, por lo que un problema en una parte de tu cuerpo puede provocar una cadena de otros problemas en partes totalmente distintas, pero que están relacionadas. Por ello, si procuras disminuir la tensión en tus ojos, puedes tener seguridad de que disminuirás conjuntamente la tensión de otras zonas de tu cuerpo también.


¿Cómo relajar tus ojos?

1. Ve a favor de la tensión

No luches con la tensión de tus ojos, sólo hazte consciente de ella. Para eso, cierra tus ojos y comienza a apretarlos muy suavemente (sólo un poquito y sueltas). Hazlo varias veces, y nota si al apretar los ojos arrugas la frente. Hazlo cada vez más lento y más suave, fíjate qué haces con tus hombros cuando aprietas los ojos. Hazlo por un par de minutos. Cuando te haces consciente de tu propio patrón de tensión, tu cerebro autorregula el exceso de contracción muscular brindándote de inmediato el tono muscular más apropiado para ti en ese momento.


2. Respira

Aunque suene muy obvio, lo más probable es que si tienes tensión ocular, estés cortando la respiración. Al dejar de respirar aumenta el nivel de dióxido de carbono en tu organismo, favoreciendo la contracción  muscular y la tensión de los músculos del cuello, hombros y cabeza.


3. ¡Haz movimiento inteligente!

LK Movimiento Inteligente es una disciplina que trabaja con la neuroplasticidad de tu cerebro por medio de movimientos específicos que te permiten, entre otras cosas, reducir la tensión de tu cuerpo. Aquí te presento una audioclase complementaria para que puedas sentir el poderoso efecto que tiene relajar tus ojos sobre tu cuerpo (haz clic abajo para tener acceso gratis al material).



Como siempre, quedo atenta a tus comentarios. Quisiera saber cómo te resulta este ejercicio y como sientes tu cuello al terminar la secuencia.

Con cariño,

Ximena


Gracias por leer "La tensión ocular, la falta de pestañeo y el dolor de cabeza". ¿Te has dado cuenta lo poco que pestañeas? ¿Logras percibir tu patrón respiratorio? ¿Haz sentido molestias oculares antes o durante el dolor de cabeza? ¡Déjame un comentario y comparte este artículo!

¡Comparte en tus redes sociales!

Dra. Ximena Valdés Ortiz

info@liberatucuerpo.com

+56 9 5748 8682

© 2020. Todos los derechos reservados